Horneo

El proceso de horneo para los núcleos se produce con el fin de aumentar las propiedades magnéticas y reducir pérdidas en el núcleo.

Los núcleos se cargan en el horno y se calientan a una temperatura específica que se determina por el tipo de recocido necesario. Los núcleos se conservan a cierta temperatura durante un tiempo determinado y luego se enfría lentamente al final del horno, o una vez terminado, dependiendo del horno se utilice.

Las ventajas del horneo son para eliminar tensiones, inducir suavidad, alterar ductilidad, dureza u otras propiedades físicas. El horneo también se utiliza para producir una micro-estructura definida y para refinar la estructura cristalina.